Blog

Imagen de maruja

PASA, el Programa Andino de Soberanía Alimentaria reune múltiples personas del campo y de la ciudad con una aspiración común: saber lo que comemos. Esto es, estar atentos al ciclo completo de la producción, el consumo en sus dimensiones personales, sociales, culturales y políticas. Sobre todo tenemos el convencimiento que esta reflexión grupal nos fortalecerá en reorientar el significado de criar plantas y animales y transformarlos en platos sanos, sabrosos y soberanos.

Imagen de maruja

En Querumarca el grupo Sumaq Kausay venera las semillas de colores de maíz en un recinto sagrado y en las chacras. Allí no entra nada de químicos, solo guano de corral, se siembra en ayni, después del aporque se celebra el sara muyuy (la guardianía) y la cosecha es una gran fiesta para todos. A veces la helada se ensaña con las plantas tiernas y muchas ya no se recuperan. Pero como las señoras son precavidas , guardan suficiente semillas y aunque la chacra de maíz produzca poco para comer nunca faltará maíz para sembrar el siguiente año.

Imagen de maruja

En el campo ya es costumbre desayunar comprando quaker de avena, a tres soles la bolsita en la tienda. No pensamos si será o no alimenticio. Lo preparamos con leche enlatada que cuesta un sol cincuenta el tarro pequeño. A veces le echamos canela y una cucharada de azúcar rubia. Nos hemos acostumbrado a este desayuno desde que recibimos la ayuda contra la desnutrición llamado Programa Vaso de Leche. Cada mes el municipio reparte a las familias empadronadas 2 kilos de harina de soya, cebada malteada, o harina de mail, a veces le añaden quinua, kiwicha y cañihua.

Imagen de maruja

En Ayrumas Carumas, Don Santiago y su gente demostraron los colores vivos de las alpacas como primera actividad del Dialogo de Saberes. Un rebaño multicolor, alrededor de quince tonos entre el blanco y el negro,desfiló estimulando nuestra vista y despertando nuestras emociones. Cada color un sentimiento, un valor curativo, un recuerdo entrañable, una esperanza que no se desteñirá en nuestra experiencia altoandina. Porque los colores tienen su origen en las ispallas.

Imagen de maruja

En una sesión de diálogo de saberes en Ayrumas Carumas un grupo de diez persona platicamos sobre el universo espiritual de la crianza de rebaños de alpacas y llamas. Gracias a las amables preguntas de los profesionales escuché a los sabios alpaqueros explicar: la práctica de nuestros saberes se inicia y reiteran el pedido de permiso a la Pachamama. Demostramos nuestro cariño y respeto a la Madre Tierra como hijas e hijos que somos de ella. A veces también pedimos perdón pero siempre es lindo invocar a nuestra Madre con la palabra, con la coquita.

Imagen de maruja
 
Diálogos y antidiálogos
El diálogo de saberes es una oportunidad excepcional de entablar una relación fructífera entre sistemas de conocimiento diferentes. Es una invitación a generar nuevos horizontes de acción y reflexión en forma gradual y amistosa. Estos procesos de intercambio de ideas llevarán a la soberanía alimentaria por caminos sorprendentes.