Videos comunitarios

El rol del Video Participativo o Comunal en el proyecto del IIED

Democratizando la gobernabilidad de los sistemas alimentarios, la ciudadanía replantea la investigación agrícola para el bienestar público.

Maruja Salas, Maja Tillmann
Vilcacoto – 8 de enero de 2008

El nombre genérico de Video Participativo1 (VP) incluye una serie de experiencias mediáticas en diferentes partes del mundo que privilegian el rol de las comunidades en la producción y determinación del destino de los videos en la sociedad. El valor de los medios audio visuales participativos radica en alentar procesos de reflexión y acción en base al conocimiento y a las experiencias de comunidades marginadas, discriminadas o ignoradas. Por eso, el contenido y la forma de los videos participativos son procesos culturales de cómo un grupo crea su propia imagen. Va dando respuestas originales a los dilemas de la vida, de la localidad donde vive, se expresa de acuerdo a la comprensión de su historia y documenta como va ganando confianza y autonomía. Así asume los múltiples caminos de la identidad cultural, de su modo de ser, sentir y actuar.
La producción de los videos participativos en este proyecto se distancia conscientemente de los convencionales temas, roles y valores propios de la producción de la industria cultural de masas. En pocas palabras, de lo que se trata con el VP es poner al grupo -comunidad, vecindad, mujeres, por ejemplo - en el foco de la imagen, con su propia voz y sus ecos sociales. Es decir, como sujetos que piensan la vida con especial sensibilidad. El video participativo se distingue por no ser voyerista sino que pone en relieve las visiones o sueños de una comunidad acompañando y facilitando los procesos desde “adentro” que crean una imagen de poder creativo de las comunidades.
Cuando nos referimos a Video Participativo también nos distanciamos de la práctica frecuentemente asociada a la idea de que la participación consiste en entregar cámaras a ciertas personas de una comunidad para que ellos/ellas produzcan un video. Se argumenta que ahora la técnica es muy simple de manejar y hay que dejarse sorprender por la creatividad de la gente. Sabemos, por experiencia, que en la mayoría de los casos los resultados de esta práctica son imágenes estigmatizantes de la comunidad. Se imitan los estereotipos de la industria cinematográfica o de la televisión de masas que producen y reproducen imágenes de la vida comunitaria y de las personas reduciéndolas a problemas de la pobreza o a un pintoresco pero artificial espectáculo folklórico.
En las próximas páginas nos interesa presentar ideas iniciales y unas preguntas esenciales sobre el VP para generar una conversación con quienes tienen interés de facilitar la producción de medios audiovisuales participativos, acompañando comunidades y sus procesos de afirmación cultural en el marco de este proyecto.

I ¿Como iniciar el VP?

El VP se basa en el principio pedagógico del aprendizaje por la experiencia. Esto significa que un grupo de comuneros, o mujeres, o jóvenes, ancianos, vecinos etc. puede aprender el empleo de las cámaras y el equipo de edición en forma lúdica (como jugando) y práctica (con ejercicios y tareas graduales ). No es necesaria una educación formal ni entrenamiento técnico especializado del grupo. Los requisitos indispensables para formar un equipo pequeño (2-3 personas) es que sean parte de la comunidad, que asuman el rol de videasta consciente de las actitudes, conductas, los valores y responsabilidades que esta actividad implica. Por ejemplo, tener espíritu de colaboración, respeto por la diversidad de opiniones, conciencia del poder de los medios, seriedad en el cumplimiento de las tareas. También es importante tener en cuenta que el aprendizaje del equipo se da en un marco de tiempo de acuerdo al ritmo de la vida agro-céntrica de la comunidad.
El aprendizaje por la experiencia tiene frutos cuando se plantea desde los contactos iniciales. Tanto el equipo como la comunidad deben conocer los objetivos del proyecto y dar su consentimiento. De esta manera se posibilita una confianza mutua que garantizará el ánimo de continuidad de los procesos de afirmación cultural. Estos pueden o deben surgir de la experiencia de aprendizaje y coinciden con el espíritu y los objetivos del proyecto de democratización de los sistemas de conocimiento agrícola y alimentario.
El aprendizaje por la experiencia de VP debe comenzar simultáneamente con el proyecto y no como un añadido o componente adicional sino como parte integral de la investigación - acción que se construye como un repertorio abierto de metodologías participativas. Esto es, desde el principio del proyecto se incluye la voz ciudadana y campesina en la articulación de sus ideas para la elaboración de políticas relacionadas a las agendas de la ciencia y tecnologías agrícolas y alimentarias.

II ¿Qué temas pueden abordarse con el VP?

El VP se basa en la Investigación Acción Participativa (IAP) como metodología de acercamiento y de vigorización del saber andino que posibilita que la identificación de temas surjan del universo cultural y natural de la comunidad. Este proceso se facilita alrededor de tres dominios del saber: las categorías de espacio (perfiles y mapas), tiempo (calendarios y ciclos) y del saber especializado de campesinos/as conocedores, organizando conversaciones en grupo, para recoger saberes, ideas y prácticas diferentes sobre la crianza del agro-biodiversidad, ponerse de acuerdo sobre intereses temáticos comunes y asumir responsabilidades para documentarlos en videos. Es claro que un proceso de tal envergadura requiere de un contacto previo con la comunidad y del establecimiento de relaciones de confianza mutua, lo cual significa un marco temporal de acuerdo al grado de amistad con la comunidad.
Los temas se enmarcan en el ámbito conceptual de este proyecto: democratización de los sistemas de investigación agraria y alimentaria y la vigorización del saber agrícola y alimentario andino. Por ejemplo, las categorías espaciales de la alimentación y la agricultura pueden contribuir a la colección de ideas sobre: ¿qué está sucediendo con la alimentación procedente de las chacras, de los ríos, del bosque, o de la industria? ¿O la trayectoria espacial de las semillas locales y de las transgénicas? Mediante las técnicas visualizadas de mapeo, los diagramas de flujo, transectos, etc confluyen las diferentes perspectivas de la comunidad que constituyen las matrices temáticas de la reflexión “desde adentro” para filmar.
La historia de la alimentación y de la agricultura es una dimensión importante que se aborda en base a entrevistas a los mas ancianos, que cuentan y visualizan sus recuerdos de cómo se alimentaban o hacían la chacra en la comunidad cuando eran niños, jóvenes , adultos… De la elaboración de calendarios de la alimentación en períodos de tiempo determinados (sequía, lluvia, fiestas, embarazo, lactancia etc.) por los comuneros pueden surgir interesantes perspectivas a explorar con video.
Otros temas posibles se relacionan a: ¿que está sucediendo con los sistemas de conocimiento agrícola y alimentario campesinos vis-a-vis la ciencia y qué puntos de encuentro se ven en un horizonte común? Para estimular esta reflexión se facilitan y visualizan rondas de conversación entre representantes de los sistemas con una agenda consensual y previo acuerdo de documentación fílmica.
Así, mediante procesos facilitados de colección de ideas, visualización de prácticas, reflexiones de grupo, diálogo intercultural, se identifican temas de una manera abierta sin un fin preconcebido. Estos en sí ya son materiales visuales iniciales que se prestan a ser elaborados, explorados mas adelante en documentales valorando siempre la perspectiva de los sujetos.

III ¿Qué recomendaciones prácticas y epistemológicas debemos recordar para que el proceso del VP contribuya al buen ánimo de las comunidades con la vigorización de la agro-biodiversidad y a la democratización de los sistemas de conocimiento de la alimentación-agricultura.

Pre-Producción

Contacto previo, información, consentimiento de la comunidad
Coordinación con el conjunto de actividades de la IAP
Formación de un equipo de videastas comuneros en base a un plan y responsabilidades (semejante al sistema de cargos)
el script participativo (en base al proceso de la IAP, conversando con los sabios y los miembros de la comunidad)

Producción

registros del proceso de la IAP y de los temas del saber local
temas, sonidos, música, imágenes “desde adentro”
tratamiento estético desde la tradición artesanal
voces testimoniales desde la tradición oral
sin narrativa desde ¨la voz de dios¨

Post- producción

Ética de la edición

Pauteo

Edición (aprendiendo, valorar la supervisión con cariño)
finalización del video con retroalimentación de la comunidad

Distribución – Difusión

distribución en el ámbito del proyecto (compartir con la red de sachavideastas y los equipos facilitadores del diálogo en las comunidades involucradas alrededor del Lago Titicaca de Perú y Bolivia)
distribución fuera del ámbito del proyecto con los grupos regionales del proyecto y el IIED
intercambio entre comunidades
decodificación grupal de las presentaciones
documentación de los procesos de reflexión
archivos comunales
Cine comunal

Encuentros de aprendizaje e intercambio entre los videastas

Hacer video es una ocupación especializada que requiere de personas, tiempo y presupuesto propio. Después de 5 años del departamento especializado de audiovisuales de PRATEC la mayoría de los 20 NACAs cuenta con programas de producción de videos. En noviembre del 2007 hubo el primer encuentro de los sachavideastas de 8 NACAs del Perú para compartir los avances y las inquietudes y planificar un trabajo coordinado con los videos en el futuro. Aquí un resumen de lo discutido en el encuentro de 4 días en el Valle del Mantaro.
Primer encuentro de sachavideastas de los NACAs y PRATEC

Los resultados de este primer encuentro de Sachavideastas han sido primeramente que todos nos sentimos “Sachavideastas”, que ya es una organización sólida que hace y usa los videos como “Ánimo” para animar a los pueblos andinos y que somos responsables de los videos que hacemos. Para que los videos den aliento a las comunidades los temas de los videos tienen que ser consultados con ellas para que puedan yapar y sentir que el video es de ellas.
Sobre el estilo de los videos que afirman la cultura andina hemos visto que debemos mostrar más acciones y menos testimonios. Esto es un reto porque uno como camarógrafo tiene que estar muy atento de justamente registrar en el momento adecuado.
También queremos mostrar las riquezas de las culturas andinas y no lastimar a otras culturas (no hacer documentales de denuncia). Otra forma que queremos explorar es mostrar en los videos la ciclicidad de la vida en las comunidades de varios años, como una línea de base. Poder usar registros de antes y ahora para mostrar el acompañamiento que hacen los NACAs.
Hemos quedado en hacer un video panandino sobre el agua. Otros temas pendientes son la organicidad, la diversidad, el respeto, la educación, la salud, la pobreza, la diversidad cultural, la juventud, la cruz y la sallqa (Puna), las consecuencias de las políticas globales en las comunidades, la declaración de los derechos indígenas, la espiritualidad local, la basura, el cambio climático, la vida en la ciudad. Videos para niños hechos por niños. Hay mucho que hacer.
Para la difusión de los videos han surgido varias ideas como el cine comunitario antes de una minka o ayni, para eso identificar a las familias que tienen equipos, mostrar los videos en las televisiones locales, en las universidades para impactar localmente pero también regionalmente. Mostrando los videos en Lima a los residentes procedentes de las comunidades para que ellos apoyen a fortalecer el Buen Vivir – Allin kawsay.
Las presentaciones de los videos fuera de las comunidades si son acompañadas por los comuneros con sus comidas, músicas y semillas tienen un mayor impacto.
Un tema a profundizar es cómo las comunidades se “adentran” al video cuando ven un video. Aquí requerimos de más reflexión sobre este tema. Las percepciones orales y visuales son fundamentales en el proceso de comunicación y de aprendizaje en las culturas andinas – qué impacto tiene el video que puede reproducir ambas dimensiones – sin caer en la alienación producida por los programas de la televisión. Video como medio de emancipación y de vigorización debe ser el enfoque y debemos tenerlo como uno de los aspectos a tener en mente al hacerlo desde el inicio del proyecto.
El tema de devolver los registros a las comunidades fue visto por todos como algo muy necesario. Aquí debemos pensar muy bien cómo lo vamos a hacer porque es algo muy sensible y tenemos que hacerlo muy bien.
(citado del informe del encuentro redactado por Maja Tillmann)

Preguntas claves sobre VP en el marco del proyecto de democratización del IIED

En el proyecto todos los integrantes deben estar conscientes del valor de los VP
El proyecto aún no cuenta con personal preparado a facilitar procesos de VP, pero tiene los sachavideastas en los NACAs asesorados por el grupo audiovisual de PRATEC (Maja), ¿cómo los involucramos?
Se acepta lo ”participativo” como una tendencia formal y global de la política de desarrollo sin tener conciencia acerca del proceso de democratización por el cual los comuneros autodeterminan la vigorización de la agro-biodiversidad y cultura andinas y influencian las prioridades de los sistemas de ID de la alimentación y la agricultura
Debemos tener claro que el VP es parte de la estrategia de investigación y de documentación-difusión del proyecto y asignarle los fondos adecuados
Mientras identifiquemos las comunidades y los áreas del proyecto del altiplano alrededor del Lago Titicaca es necesario – en base a criterios claros y transparentes – de contactar a potenciales videastas comunales y con ayuda del equipo de sachavideastas de PRATEC irlos preparando para su tarea y crear las condiciones para el acompañamiento del proceso de la IAP
El proyecto no debe reducir al VP a una cuestión técnica y de equipos audiovisuales, sino a un proceso de producción y difusión de vivencias reales desde la perspectiva y la realidad comunal y andina
Cómo evitar que el proyecto quiera producir videos como productos de relaciones públicas para promocionar los avances priorizando los intereses institucionales olvidándose del rol motivador hacia la vigorización de la investigación campesina - andina.